Una nueva leccion de vida

Una Lección de Surf, una lección de vida

En esta línea de trabajo, estamos acostumbrados a recibir cualquier tipo de personas. Yo nunca hago ninguna distinción cuando se trata de solicitudes para lección de surf, me gusta tratar a las personas como mis iguales.
Aún así, hace unos días recibí una petición especial, una que nunca había recibido antes. Era una pareja con un hijo de diecinueve años que tiene autismo. Acepté la solicitud y me preparé para las 4 lecciones reservadas. Para ser honesto, tenía dudas sobre mi propia decisión porque no tengo experiencia previa con personas con autismo.

 

El día de la lección de surf

Tomé una decisión, lo trataría como lo hago con todos los demás: con respeto, amabilidad, modestia y atención. El día de la lección de surf, nos encontramos en Santa Teresa, luego fui con la lección como lo haría con cualquier otra persona.

A veces pensaba que el no estaba prestando atención y tuve que repetir mis instrucciones un par de veces. Con esto en mente, nos tiramos al agua y, para mi sorpresa, en el segundo empujón, pudo pararse en la tabla de surf. Lo hizo formidablemente, después de ponerse de pie, lo más común para todo principiante es caerse. Él también se cayó, pero con cada nuevo empujón, pudo mantenerse de pie por más tiempo e incluso hacer algunas maniobras sobre las olas.

 

Niño montando tabla de surf mientras recibe clase de surf

La técnica que usó fue exactamente la que le expliqué. Entonces me di cuenta de que en realidad estaba poniendo atención a mis instrucciones. ¿Quizás era yo quien no estaba poniendo atención? Cada vez que pensaba que no estaba escuchando, en realidad lo estaba haciendo con cuidado.

 

Las otras 3 lecciones fueron muy bien. Fue divertido para los dos y él logró perfeccionar sus habilidades de surf, manejando muy bien la tabla. Debido a que la familia pidió confidencialidad, no puedo mencionar su nombre. Sé que estará bien, tiene unos padres tan cariñosos y espero que siga surfeando.

 

Fue una lección de humildad para mí, no debemos subestimar las capacidades de las personas para surfear las olas, sin importar su condición. Esta experiencia me ayudó a recordar que el surf es para todos, y estoy muy agradecida porque tuve la oportunidad de ser su instructora de surf.

Puedes reservar tu lección de surf aquí< /p>

Atentamente

Audrey